Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 marzo 2015 4 19 /03 /marzo /2015 12:50
RELATO DE UNA VACA

 

Basado en  hechos reales

El  intenso silencio que se provocaba ante la expectación de que su voz de micrófono comenzara el relato, cuento o fábula, y el deseo de escuchar sus palabras, me hacían tiritar, no de frio, pues estábamos junto a la chimenea, sino de emoción, y se hacía sepulcral cuando aguantaba la respiración para no entorpecer  el proceder de su memoria, ya que, no sé si por mantenernos atentos o porque según avanzaba en edad necesitaba más tiempo para recordar, solía hacer largas pausas, entonces comenzaba.

No tenía muchos, casi siempre eran los mismos,  bien es cierto, pero las más de las veces variaba los finales, de ese modo nos mantenía en tensión, excepto el de éste que nos ocupa que siempre tenía el mismo fin.

Algunas tardes, mi padre, del crudo invierno, cuando las inclemencias del tiempo nos impedía ejercer las labores a cada uno adjudicadas, solía aprovechar la reunión de sus nueve hijos  en torno  a la lumbre de la cocina, entre aquel fuego necesario para ahumar la cecina, nuestros ojos, los de sus ocho hijos y los míos muy especialmente, se crecían, se hacían  más grandes, más redondos, enormes,  a punto de salírseme de las pupilas,   unos ojos que revoloteaban como luciérnagas alrededor  suyo, poniendo gran interés en todo lo que decía.

Nuestras orejas ocupaban los espacios libres que quedaban entre  pancetas, morcillas,  costillas,  salchichones,  lomos y jamones, se extendían hacia todos los lados del habitáculo,  mi madre, la pepi, el manolo, el susi, la carmen, el pedrito, el carlos, el enrique, la charo y el germán, queríamos captar y ocupar  aquel momento íntimo y familiar para que nada de lo que allí se iba a contar  escapase al exterior sin ser procesado, deseosos de escuchar el relato, cuento, fábula o canción -que también solía cantar, silbar y tatarear- y sobre todo para no perder detalle alguno de los movimientos de sus fuertes  brazos, de sus  castigadas manos, de cómo la dureza en sus expresiones se iban suavizando, de amplias arrugas a gestos suaves, con guiños y muecas que transformaban su mirada,  extrema y  dura, a veces, a intensa y pura inocencia.

La fábula del mono sabio, la canción de la perra zarangutina, o el relato de la famosa vaca, aquélla que se disputaban dos vecinos  del pueblo de Logrosán; uno (a) decía  que el animal era suyo pues lo había comprado él, el otro (b) que el vacuno le pertenecía porque, demasiado a menudo, la vaca acostumbraba a entrar en su cerca que, al parecer, tenía mejores pastos.

Continuaba relatando que, tras la oportuna denuncia, ambos vecinos se personaron ante el juez, a fin de que éste resolviese el dilema de a quién pertenecía el animal, sentencia judicial que nunca nos desveló pues no es esa la cuestión de la que trata este asunto.

Se trataba, para finalizar, de que ambos contrincantes o disputantes de la propiedad animal, habían contratado el servicio de dos letrados, esposos, que tenían un hijo, que estuvo presente durante la celebración de las vistas escuchando los argumentos, fundamentaciones y pruebas de los encausados, de los testigos de ambos y por supuesto del actuar de sus progenitores y del señor juez.

Viendo que no se llegaba a ninguna conclusión y que todo se alargaba día tras día, sesión tras sesión,  el hijo de los abogados preguntó a sus padres:

  • ¿Papá, mamá, de quién es la vaca, de a o de b?
  • Ellos respondieron –de ninguno de ellos, ahora la vaca es una parte nuestra y parte del juez-.

 

A mi padre, Jesús Parrina.

 

Madrid, 19 de marzo de 2015

Pedro Moreno Parrina

Compartir este post

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en RELATOS
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de morenolinares.over-blog.es
  • : El arte me emociona, necesito encontrar la realidad a través de la pintura, de la poesía y la contemplación en silencio de algo bello. Después trato de alcanzar ese tiempo perdido en el que solo se aprende a morir.
  • Contacto

Perfil

  • Pedro Parrina
  • Vivo por envidia al incondicional amor que me profesan unas pocas personas, mi madre, mi pareja, mis hermanos. Escribo corroído por la envidia que me provocan  Neruda, Benedetti, Lorca, Cervantes, etc.
  • Vivo por envidia al incondicional amor que me profesan unas pocas personas, mi madre, mi pareja, mis hermanos. Escribo corroído por la envidia que me provocan Neruda, Benedetti, Lorca, Cervantes, etc.

Buscar

Categorías