Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 mayo 2012 7 27 /05 /mayo /2012 06:23

MUJER NARANJA

 

Circunda el Albaicín

nocturna dama

 prostituta blanca

 olor azahar

 color naranja

 ojos miel

 dolor al alba

 sus noches en mis pupilas pardas

  sus uñas en mi piel granada

la de la luna

la de la Alhambra.

 

 

 

 

 

 

 

 

Madrid, 27 de mayo de 2012

Pedro Moreno

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en POESÍAS
Comenta este artículo
28 marzo 2012 3 28 /03 /marzo /2012 09:50

 

Olvidé la vida en una irrealidad

suspendida quedó en un sueño

 no le dejó el amor salida

 y olvidó que era yo su dueño.

 

 

Granada 1 039

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en POESÍAS
Comenta este artículo
9 marzo 2012 5 09 /03 /marzo /2012 21:16

"No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frio queme, aunque el

miedo muerda, aunque el sol se

esconda, y se calle el viento, aún hay

fuego en tu alma, aún hay

vida en tus sueños. Porque la vida

la vida es tuya y tuyo también el deseo,

porque cada día es un comienzo

nuevo, porque esta es la hora y el

mejor momento.

 

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en POESÍAS
Comenta este artículo
21 febrero 2012 2 21 /02 /febrero /2012 06:55

De lejos,

a sanarme vengo,

con el agua mansa de tus senos,

para al fin oír tu larga voz junto al cuerpo,

a herir el azul de tus tardes con blancos silencios

a indultar de tus labios mi egoísmo y a perpetuarlos de aliento,

de cerca,

 vengo a sanarte,

me vengo

 del olvido, de la soledad,

del marido, del padre, del hijo,

de la mortalidad

 y del Olimpo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Feliz cumpleaños

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en POESÍAS
Comenta este artículo
13 febrero 2012 1 13 /02 /febrero /2012 07:33

 

No soy vago -Ah claro- Es simple alergia al propio sudor.

No soy flaco ¡Qué falso! Es solo apariencia exterior.

No soy alto -Venga ya- -Dijo un enano -Ya quisiéramos mi hermano y yo.

No soy cabra, sino cabrón -afirmó un idiota que se cruzó.

No soy blanco, sino de color  piel, claro, moreno apellidado.

No soy  andrógino, excepto en carnaval, ni tengo homónimo, ni soy heterodoxo, en apariencia,  cuando afirmo que, en cuanto a seso y sexo, fui creado a imagen y semejanza del mismo Dios, y Él no se equivoca.

Soy feo, cuando despierto, me aseo “las cremas existen” ¡Qué bueno, Qué guapo! Y no tengo abuela. Me encanta reír a carcajadas, alborotadas,  llorar de alegría por las buenas, aunque también por las malas.

Soy extremeño, a mucho empeño –empeñao hasta la médula, como la mayoría-  español soy, cuando vengo y cuando voy, negativo optimista, demócrata anarquista, ciudadano anti-todo -casi nada- conformista, protestón, idealista, orgulloso y más que soñador,  casi apolítico,  casi tonto, casi crítico, media clase baja, casi 174 centímetros, setenta y algún kilos, aunque no lo parezca, casi canoso, casi  40 -Y tantos -Qué ingratos- tímido, bastante lívido,  casi buena persona, a veces moro y, a veces  pinto, escribo, a veces me culpo y casi siempre insisto y casi me llamo Pedro -ni a eso llego- porque me llaman Pedrito.

  “Vive, disfruta  y se feliz, vívela vida, y en ella ríete primeramente de ti y después… felicítate por ser como eres, únic@, como tod@s l@s demás.

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en POESÍAS
Comenta este artículo
25 enero 2012 3 25 /01 /enero /2012 06:56

MANOS 4

Los mecanismos lingüísticos desvelan el modo de entender la realidad, los usos que hacemos de estos mecanismos tienen consecuencias psicológicas y culturales en la mente de los hablantes.
El significado es un concepto fundamental para la filosofía del lenguaje. El concepto es mirado desde un punto de vista netamente filosófico y a veces psicológico. Por lo general, no se estudia lo que palabras individuales u oraciones puedan significar, cosa para la cual existen los diccionarios y enciclopedias.
En el conocimiento de la ortografía, etimología y significado de las palabras, el referente más común para los hablantes en español es el Diccionario de la Lengua Española, en nuestro caso el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Es a través de las definiciones de éste, que llego a conclusiones que se debaten entre la ambigüedad, la incongruencia, la contracción, la ironía, la paradoja, la falacia, la discriminación o el rechazo.
Se deben hacer grandes esfuerzos de lógica para incluir a la mujer dentro de la especie humana atendiendo a las definiciones que ofrece la RAE.
- humano, na. Perteneciente o relativo al hombre. Propio de él.
Para evitar ambigüedades debiera ampliar la definición en: Perteneciente o relativo al hombre -y la mujer-, propio de él -y de ella-. Tal y como se definen en diccionarios de otras lenguas como la inglesa.
Género en español tiene los sentidos generales de “conjunto de seres u objetos establecido en función de características comunes” y “clase o estilo”. En gramática significa “propiedad de los sustantivos y de algunos pronombres por la cual se clasifican en masculinos y femeninos. Para designar la condición orgánica, biológica, por la cual los seres vivos son masculinos o femeninos, debe emplearse el término sexo (hombre es sustantivo masculino y,  a su vez, ser humano del sexo masculino, por otra parte, no existe el hombre del sexo femenino, ni tiene sentido hacer referencia al hombre mujer, menos aún, cuando tampoco existe la definición de ser humano del sexo femenino) en el siglo XX se comenzó a utilizar el término género con un sentido técnico específico, que se ha extendido al español, para aludir a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc. Estudios de Género, Violencia de Género. Sin embargo esta palabra se utiliza en muchas ocasiones sin sentido técnico preciso, o como mero sinónimo de sexo, resultando confuso.
En la nueva Gramática Española de la Lengua se lee: Atendiendo al Género, los sustantivos se clasifican en MASCULINOS y FEMENINOS. Cuando Los sustantivos designan seres animados, el Género gramatical aporta información semántica, ya que se suele diferenciar el sexo que les corresponde.
HETERÓNIMOS: hombre/mujer.
El GÉNERO NO MARCADO en español es el masculino y el GÉNERO MARCADO es el femenino. La expresión no marcado alude al miembro de una oposición binaria que puede abarcarla en su conjunto, lo que hace innecesario mencionar el término marcado. Cuando se hace referencia a sustantivos que designan seres animados, el masculino no solo se emplea para referirse a los individuos del sexo masculino, sino también para designar la clase que corresponde a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos. Así, en oraciones como “el hombre es un animal racional” la expresión hombre designa el ser humano. Esta forma de mención se extiende al plural en “los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales” donde están como es obvio –las mujeres-.
Esta obviedad, ilógica, queda patente cuando acudimos a las definiciones de: varón/mujer, padre/madre, macho/ hembra.

- varón. Ser humano del sexo masculino.
- mujer. Persona del sexo femenino.
- varona. Persona del sexo femenino, mujer.
Ser humano y persona parece indicar la diferencia, por razón de sexo, entre varón y mujer.
No es obvio que la definición de “Ser humano del sexo femenino” no exista, ni tampoco tal acepción.

-padre. Varón o macho que ha engendrado.
              Varón o macho respecto de sus hijos.
-madre. Hembra que ha parido.
               Hembra respecto de su hijo o hijos.
Se discrimina la acepción de “mujer o varona que ha parido” o “mujer o varona respecto de su hijo o hijos”.
Denominar a una mujer como hembra creí que era un término despectivo, positivamente en desuso, pero la RAE lo deja claro, todas nuestras madres  son hembras por habernos parido, y si no, acudimos a las definiciones siguientes:

-macho. Animal del sexo masculino
               Mulo (animal)
-hembra. Animal del sexo femenino
                Mujer (persona del sexo femenino)

-¿Queda claro?


Estas diferencias entre sexos se acentúan cuando se unen en Santo Sacramento de matrimonio. El hombre pasa a definirse con un sustantivo “marido”, este sustantivo tiene la característica de que solo es masculino, no es heterónimo, ni común, ni ambiguo en cuanto al género, no es epiceno, ni tiene antónimo. El hombre pasa a ser sustantivo y la mujer “casada” adjetivo; es decir, que califica o determina al sustantivo “mujer”. Que expresa cualidad o accidente. Accidental, secundario, no esencial.
No existe un término en español que designe a la mujer casada.
-marido. Hombre casado, con respecto a su mujer.
 La 5ª acepción del término mujer (DRAE) recoge:
-Mujer casada, con relación al marido.

Hombre casado respecto a su mujer; indica posesión, propiedad o pertenencia.
La mujer adjetivada como casada lo es con relación al marido, no indica posesión sino una correspondencia con él o trato de carácter amoroso.


“Yo os declaro marido y mujer”
 ¿Declarar a la mujer como tal mujer por el hecho de esposarse?

En todos los diccionarios de sinónimos y antónimos que he consultado hasta la fecha, aparece como antónimo de hombre: mujer. Y he aquí una paradoja; la mujer no tiene antónimo.
Una paradoja es un razonamiento en apariencia válido, que parte de premisas en apariencia verdaderas, pero que conduce a una contradicción o una situación contraria al sentido común.
Resolver ciertas paradojas ha impulsado el desarrollo de ciencias como la filosofía, la matemática y otras, en general, basadas en la lógica.
La mujer queda condicionada por el sistema gramatical y el contexto lingüístico a la lógica o sentido común.
Un sistema lógico formaliza el lenguaje natural partiendo de un conjunto de símbolos (alfabeto, o vocabulario), unas reglas para construirlo (la gramática), unas reglas bien formadas (axiomas) y unas normas de inferencia.
El lenguaje influye en el pensamiento. La manera en que los individuos denominan o describen situaciones influye en la manera en que se comportan ante esas situaciones.
La interdependencia del pensamiento y el discurso deja claro que los lenguajes no son tanto medios para expresar una verdad que ya ha quedado establecida como medios de descubrimiento de una verdad previamente desconocida. Su diversidad es una diversidad no de sonidos y signos sino de formas de ver el mundo.
La violencia puede adoptar formas diferentes; física, verbal, psíquica, sexual, social, económica, etcétera. Unas formas de coacción que se han ejercido, en mayor o menor medida, a lo largo de la historia.
La violencia y el género se convierten en un binomio inseparable ya que la primera se usa para conseguir un plus de presencia o influencia respecto a lo segundo.
Dejo a vuestra consideración si existe o no Violencia Gramatical de Género.


Para la redacción de este artículo he consultado el Diccionario de la Real Academia Española, Diccionario de Sinónimos y Antónimos Espasa 2005, Diccionario panhispánico de dudas y artículos en Wikipedia.

Pedro Moreno Linares
25/01/2012

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en ACTUALIDAD
Comenta este artículo
27 diciembre 2011 2 27 /12 /diciembre /2011 09:21

Mi padre, Jesús Parrina, también decía cosas, pero eran “harina de otro costal” no había posibilidad de hacerse el remolón con lo que él decía. Se definía como negociante, es decir, que se dedicaba a hacer negocios, y era verdad, siempre tenía algún negocio en mente, yo añadiría además que era  un gran pensador, pensaba mucho. Fue carbonero -jefe de cuadrilla; le gustaba mandar, no que le mandasen,  piconero, minero, frutero, carnicero,PADRES-PEDRO-2.jpg a tiempo parcial, cuando no estaba la Pepi, el Manolo o más tarde el Susi, y regentaba el bar, pero no era camarero, para eso estaba yo, y sobre todo dedicaba mucho tiempo a los viajes, viajaba mucho a fin acarrear  productos para las tiendas, matanzas –animales para sacrificar- cerdos, corderos, cabritos, gallinas y pavos para Navidad, e incluso alguna vez terneros o vacas, pero esto solo era posible cuando los vacunos sufrían alguna lesión que les impedía seguir viviendo.

Al igual que mi madre también solía lucir un mandil, pero en su caso blanco, que hacía juego con su pelo cano, y en la boca un cigarro.

 Papa -como nos dirigíamos a él, sin artículo ni acento- era el segundo de once hermanos, él si tuvo tiempo para envejecer, quizá a consecuencia de sus enfermedades, operaciones varias, al tabaco, el café y algún botellín de cerveza que otro, no bebía mucho pero como sólo tenía un riñón enseguida le hacía efecto. Nos dirigía a todos nosotros, uno a matar los animales para la carnicería, otro a echarles pienso y agua, a llevarles a pastar, otro al bar de la piscina, otro al de la plaza, a la venta ambulante por los numerosos caseríos y fincas, y si sobraba alguno se lo llevaba de acompañante, normalmente al más pequeño.

Era bondadoso, fuerte como un roble, protector de los suyos, y bastante sentimental; aquello que no conseguíamos de mi madre se lo sacábamos a él, un helado, unas perras para ir al gallinero del cine Capitol. El tabaco solíamos cogerlo directamente del estante sin su conocimiento, o sí. Fumó Goya durante mucho tiempo, también Kaiser que era más barato, y Ducados por los más años, nunca fumó Celtas, ni cortos ni largos.

A veces nos llevaba al rio para que nos bañásemos y cenáramos, nos llevaba a Trujillo, “trujillete” como él decía, que rima con pastelete -al que le acompañaba le compraba uno- muchas otras veces nos “llevaba al huerto” con sus historias, la mayoría inventadas; brujas, monos, diablillos, historias de una tal perra Zaraguntina que roía un hueso, que nos repetía una y otra vez, mientras canturreaba, etc…

También tenía huerto, de los de verdad, con melones, sandías, tomates, pimientos y todo lo que pensaba que era bueno para nuestro sustento, las mayores extensiones las dedicaba a la alfalfa, a la cebada, al centeno o al maíz, fresco para consumo animal o seco para el invierno. Además nos acarreaba todo tipo de animales exóticos como conejos enanos, gallinas de Guinea, pavos reales, entre otros, quizá para que nos fuese más ameno tanto trabajo.

Mi padre era ante todo honrado, y eso aprendí de él, la rectitud, el que no hable mal de uno, a pesar de que esto es inevitable, a ser correcto, decente.

-No cojáis nada de nadie. –Decía.

 Y sobre todo aprendí a acarrear cosas para casa; a coger espárragos trigueros, a cazar, de noche, ranas en las charcas con una linterna y un palo con la punta plana, nos íbamos junto al señor Gregorio, el de la piscina, y traíamos muchas, luego el problema era cortarles la cabeza y desollarlas, esa función la hacía yo, y no me importaba porque había oído en la tele que las ancas de ranas eran uno de los platos más exquisitos en Paris, y allí, en Logrosán, por aquel entonces, las había en abundancia. Acarreábamos cardillos para el escabeche de Semana Santa, perdices, que cazábamos al puesto, conejos y liebres, barbos, lucios y otros peces del rio cubilar.

Así, entre lo que decía y dice mi madre y lo que decía mi padre uno se va formando la idea de cómo se debe ser, y lo que aprendes en las escuelas, nuevas o viejas, y lo que oyes en el bar Victoria, y en la iglesia parroquial de San Mateo, que entonces pastoreaba Don Santos -esto formará parte de otro capítulo porque es muy extenso- Uno va formando su personalidad, se va dando cuenta, poco a poco, de que se dicen muchas cosas y, otras muchas, se practica lo contrario de lo que se dice, y te sorprendes e intentas analizar los porqués.

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en DICEN...
Comenta este artículo
19 diciembre 2011 1 19 /12 /diciembre /2011 09:09

iphone4-1-051-copia-1.jpg¡Esperadme! No os escucho. Voy de camino. A  gatas, arrastrándome, respiro. Esperadme, encontré una poesía ¡Descálzate! -Decía. Voy descalzo, desnudo, de puntillas. Pasado. Un muro. Presente. Futuro. Inspiro, respiro.  -No puedo derribarlo. Me derrumbo. Construye ahí tu casa -Decían.  Respiro ¡Levántate! ¡Anda! ¡Rápido!, rápido, corre. Resisto. Corrí, corrí. Respiro.  No pienses –Decían. Pienso, respiro, descanso, escucho, existo, esquivo, inspiro, insisto en respirar, pinto y  escribo. Construí una puerta ¿De madera? –No -De hierro. La dejé entreabierta ¡Pasen y Vean! Entraron. Salieron. Se quedaron. Se fueron. Sigo esperando, ¡Escuchadme! -Os oigo respirar. Voy herido. A rastras. Desangrándome, respiro. –Silencio. Respiro. Les escucho -Decían ¡Esperadme!

 

 

Pedro Moreno linares

Madrid 17 de diciembre de 2011

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en POESÍAS
Comenta este artículo
17 noviembre 2011 4 17 /11 /noviembre /2011 06:46

52 Tras la tormenta

La plaza de la torre no tiene torre, no hay arroyo en la plaza que lleva su nombre, la de la fuente no tiene fuente, en las palmeras no hay palmeras, el helechal no tiene helechos ya, pero regreso. Una y otra vez, regreso a los paisajes de mi memoria, al despertar pueril, a la razón del hombre, a los sentimientos de la pubertad, a la pasión del aprendizaje, a la conciencia de la amistad, al descubrir sexual, limitado entonces por la fuente del depósito y la cancha de los estudiantes, y a toda esa creación de uno mismo y formar parte de la de otros que solo ocurre una vez, y, aún así, emprendí la huída.

Frente a mi casa y el ayuntamiento se encontraba la pista de despegue, con dirección a la torre donde no hay torre, una vez que los aviones estaban en el asfalto, tomar impulso y despegar sólo era cuestión de deseo y de fuerzas, la orden llega  directamente del estómago y recorre, como con una especie de autorización eléctrica, todo el cuerpo. Si todo salía bien, cosa que nunca ocurrió, terminaría sobrevolando el tejado del bar la Parada. Con los años entendí que las pistas de despegue no pueden tener inclinación sino que deben ser completamente planas, no obstante, así lo imaginaba;  extendía los brazos y corría carretera abajo intentando escapar cuando aquella imperiosa necesidad de volar me desbordaba. A veces, también barajé la posibilidad de hacerme invisible  y subir a una de las “doaldis” que finalizaban su recorrido en Madrid, permitían la bajada y subida de viajeros justo enfrente, pero aún así prefería los aviones; asomaban por la sierra de San Cristóbal, sobrevolaban nuestras cabezas y desaparecían  por las Villuercas con destino a nadie sabe dónde. ¡Cuánto deseé tomar uno de aquellos artefactos voladores e ir donde ni yo mismo supiera!

 

Ser extremeño era uno de los pro; la necesidad de descubrir otros mundos, patear más allá del Palomar o del puente Jinjal, desenmascarar los caminos a donde se dirigen cada una de las desviaciones de la carretera que atraviesa el pueblo de Logrosán, de este a oeste y viceversa. La juventud, su irracional impulso, la duda o el desconocimiento, entre otros, eran algunos de los contra.

Tras mucho insistir sobre la necesidad de salir de aquel lugar, contaba mis 17 años cuando, por fin, subí a un autobús cuyo destino tiene apellido “de mar”  Lloret, en la provincia de Gerona, trabajaría durante los meses estivales en la pizzería “Mortadelo” en jornada de 12 horas de lunes a domingo, por la nada despreciable cantidad de 40.000 pesetas -unos 240€-, alimentación incluida, aunque nadie me advirtió que  esta consistía exclusivamente en productos de la pizzería y poco más. El alojamiento era gratuito, en la casa alquilada por la entonces novia de mi hermano Susi que trabajaba en esa localidad,  tener alojamiento y protección fue lo que determinó en decidir a mis padres para concederme permiso. Aquí comenzó mi largo trasiego por pueblos, ciudades, capitales, tanto españolas como extranjeras como Barcelona, Sevilla, Santiago, Roma, Paris, Varsovia, Maputo o Nueva York, entre otras.

Me vencía la curiosidad, como a cualquier niño,  pero la mía era excesiva, quizá, e inusual, con todo aquello que tuviera que ver con el arte me quedaba absorto, museos,  música clásica, teatros, por el contrario, no tenía mucho interés por el futbol. El Guernica de Picasso y  cuál era el significado de aquel lienzo, la última extravagancia de Dalí y el interés mediático que despertaba, la película de estreno, aquellas que nunca llegaban al Capitol, o al cine de verano, las grandes ciudades con  la barahúnda de gente, coches yendo para yo que sé dónde y la inmensa cantidad de luces que salpicaban sus noches como si de estrellas se tratase, y me decía –tengo que comprenderlo,  que verlo,  que vivirlo-.

 

Repost 0
Published by Pedro Parrina - en DICEN...
Comenta este artículo
1 noviembre 2011 2 01 /11 /noviembre /2011 08:12

La vida me ha enseñado que  grandes amigos pueden convertirse en desconocidos, y, a su vez, desconocidos en mis mejores amigos; nunca llegamos a conocer a una persona, las circunstancias sitúan a cada uno donde nos corresponde.

Me ha enseñado que, puedo perdonar errores imperdonables, sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables. Que puedo valorar de más cosas  o a quiénes  no lo merecen y poco a otras que sí.

Actúo por impulsos, éstos afloran lo más íntimo del yo, lo que soy, lo que siento.

Ya me decepcioné con quien no pensé, y  decepcioné a muchos, abracé para proteger, me dejé abrazar,  reí cuando no podía,  hice amigos eternos,  amé y fui amado, rechacé, me rechazaron, me amaron y no supe corresponder,  grité, salté de felicidad,  viví el amor e hice promesas  -algunas las incumplí-, ya lloré con recuerdos y, de todo esto, doy gracias porque aún sigo aprendiendo.

Repost 0
Published by Pedro Parrina
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de morenolinares.over-blog.es
  • : El arte me emociona, necesito encontrar la realidad a través de la pintura, de la poesía y la contemplación en silencio de algo bello. Después trato de alcanzar ese tiempo perdido en el que solo se aprende a morir.
  • Contacto

Perfil

  • Pedro Parrina
  • Vivo por envidia al incondicional amor que me profesan unas pocas personas, mi madre, mi pareja, mis hermanos. Escribo corroído por la envidia que me provocan  Neruda, Benedetti, Lorca, Cervantes, etc.
  • Vivo por envidia al incondicional amor que me profesan unas pocas personas, mi madre, mi pareja, mis hermanos. Escribo corroído por la envidia que me provocan Neruda, Benedetti, Lorca, Cervantes, etc.

Buscar

Categorías